Música imaginada es una serie de seis discos que reúne piezas que el director de Inti-Illimani Histórico ha creado por más de 40 años, incluyendo un álbum como solista y trabajos para cine, teatro y danza. La recopilación también contempla Suite Patagonia, nueva obra grabada por integrantes del grupo junto a la Orquesta Usach, además de demos y registros en vivo.

La vida creativa de Horacio Salinas (Lautaro, 1951) ha estado siempre asociada a la historia de Inti-Illimani, primero, y luego de Inti-Illimani Histórico. Director y guitarrista de ambos grupos, es el autor de canciones como “Alturas”, “Palimpsesto” y “Samba landó”, a menudo complementadas de forma impecable por textos de Patricio Manns (1937-2021). Sin embargo, su música ha sobrepasado los márgenes de Inti-Illimani desde inicios de los ‘80.

Repartido en grabaciones descatalogadas y registros que han permanecido ocultos, ese repertorio ha sido recuperado en el más ambicioso de los lanzamientos que el sello Aula Records ha emprendido en sus cinco años de existencia: Música imaginada, una serie de seis discos ya disponible en formato digital, que próximamente será editada también en vinilo.

La recopilación también tendrá una edición en CD que se podrá encontrar este fin de semana en la Feria Pulsar, donde Aula Records tendrá un stand con todo su catálogo. Salinas también ofrecerá un concierto durante el evento: será el viernes 8 de diciembre (18:30 hrs.) junto al guitarrista Romilio Orellana, con quien abordarán parte del repertorio que estamparon en el disco Sinfonía democrática (2022), que también se podrá encontrar en Pulsar.

Horacio Salinas. Foto: Pablo Selman.

Concebida como una antología, Música imaginada comienza con reediciones de tres discos que se encontraban prácticamente perdidos. Primero, dos álbumes editados originalmente por el sello Alerce: La música de Horacio Salinas (1986) y Trazos de cielo sur (1991), con música creada para producciones de cine, teatro y televisión, realizadas en Italia, Alemania, Finlandia, Canadá y Chile. Luego, Remos en el agua (2003), oficialmente su único trabajo como solista, dedicado a la poesía de Patricio Manns, Jorge Teillier y Aquiles Nazoa y publicado justo antes del surgimiento de Inti-Illimani Histórico.

El cuarto volumen de Música imaginada ya contiene una creación inédita: diez piezas que Salinas escribió en 2006 para una obra de videodanza de la coreógrafa Mariela Cerda, titulada Río. De este trabajo ya se habían anticipado los singles “El río” y “La hostería”. El quinto título de la serie, en tanto, es una reedición de El Húsar de la Muerte, banda sonora para la película muda de Pedro Sienna que relata las aventuras de Manuel Rodríguez. Publicado originalmente en 2020, es el único disco que formaba parte del catálogo de Aula Records.

Finalmente, el sexto volumen de Música imaginada está cargado de actualidad: su primera parte está dedicada a Suite Patagonia, una obra estrenada en el Teatro Municipal de Santiago, durante el Festival Santiago a Mil 2022, que ahora fue grabada por la Orquesta Usach, dirigida por David del Pino Klinge y Francisco Núñez. De las sesiones participaron también tres integrantes de Inti-Illimani Histórico: Camilo Salinas (piano), Danilo Donoso (percusión) y Hermes Villalobos (sikus y percusión). El mismo disco contiene más novedades, con una decena de registros inéditos y tomas en vivo de la etapa solista de Salinas, que hasta ahora eran desconocidos y fueron agrupados bajo el título Demos en el agua.

Suite Patagonia es una obra que podría tener un carácter descriptivo y nace de la emoción de esos parajes, pero también de la trágica historia humana que se vivió allá. Como toda la música que hago, es susceptible de ser danzada, por eso es una suite”, comenta Horacio Salinas. “Me honra que sea la Orquesta Usach la interesada en este trabajo y que sea su sonido el de la grabación. Es inteligente, y va con la necesidad de los tiempos, la atención que ha puesto la Usach en músicas de diversos autores de hoy y de ayer”.

¿Hay un elemento común a esta música desarrollada por más de cuatro décadas? “Podría ser el modo en que emocionalmente me dispongo hacia la música, que es un misterio para mí. Cuando me dicen que una melodía es inconfundiblemente mía, no sé de qué se trata verdaderamente”, responde el director de Inti-Illimani Histórico. “Hay cosas muy diversas en esta recopilación, pero lo común es aquello que me interesa decir con la música: comunicar una fuerte emoción, que es una profunda y melancólica felicidad con la que vivo”.

Pablo Echaurren. Foto: Claudia Salaris.

Acuarela sudamericana

El arte de Música imaginada fue encargado al pintor Pablo Echaurren (Roma, 1951), quien ha desarrollado la mayor parte de su trabajo en Italia y ha expuesto su trabajo en ciudades como Berlín, Zúrich, París, Londres, Nueva York y Filadelfia. Hijo del artista chileno Roberto Matta y la actriz italiana Ángela Faranda, su obra recién se pudo ver en Chile en 2016, cuando el Museo de Bellas Artes acogió la exposición Make art not money.

Pablo Echaurren ya había creado la carátula de Fiesta (2017), un disco de Inti-Illimani Histórico, y ahora trabajó una acuarela sobre papel que se transformó en la carátula de Música imaginada. “Para mí, Horacio Salinas representa el espíritu sudamericano más sincero y original, el espíritu de una tierra a la que de alguna manera pertenezco, aunque solo haya estado allí una vez y no hablo español”, explica. “Cuando escucho su música, inmediatamente empiezo a ‘hablar’ español y a escuchar sudamericano. Es una transfusión de notas que se transforman en color y signos”.

“Quiero subrayar el inmenso poder de sugerencia y emoción que la música de Horacio representa para mí, para Italia y para todo el mundo no comprometido por la industria cultural. Ser parte de su flujo creativo, aunque sea por un detalle y un instante, me llena de orgullo. Me devuelve un poco de esa sangre chilena que también corre por mis venas”, agrega.

 

Escucha acá los seis volúmenes de Música imaginada